fbpx
Inicio / Recortes de prensa / El empleo y las carreteras pagan los primeros recortes del Gobierno forzados por Hacienda

El empleo y las carreteras pagan los primeros recortes del Gobierno forzados por Hacienda

Hay tres ingresos del Presupuesto de Cantabria que preocupan especialmente a Hacienda por la dificultad para recaudarlos: 10 millones de ventas de patrimonio, otros 12 por la concesión del Puerto de Laredo y 56 millones más por el impuesto de Sucesiones. Tres partidas que desde la propia Consejería de Economía reconocen que será difícil cobrar por completo y que tendrán un impacto fuerte en el déficit. Esos ‘agujeros’ en los ingresos, advertidos también en un duro informe de la Autoridad Fiscal, son los que han empujado a Cristóbal Montoro a presionar a Cantabria para hacer un primer recorte de 21,7 millones de euros. Un ajuste obligado si la comunidad quiere acceder a una fuente de financiación nacional clave para pagar sus amortizaciones de deuda, los 221 millones del Fondo de Liquidez que, hasta ahora, estaban bloqueados en Madrid. Pero, ¿de dónde han salido esos 21,7 millones de euros? ¿De qué partidas exactas se han inmovilizado fondos?

El listado detallado de las inversiones bloqueadas, que se reparten casi a partes iguales entre PRC (52%) y PSOE (48%). Las ayudas a la contratación de desempleados y el Plan de Carreteras son las principales paganas de esos recortes, que no podrán utilizar este año una parte importante de sus fondos porque, en el mejor de los casos, han sido desplazados hasta el año que viene. Pero no son las únicas áreas afectadas. Las políticas rurales, medioambientales e industriales también tendrán que hacer frente al tijeretazo.

La Consejería de Obras Públicas vuelve a ser una de las más castigada por las amputaciones presupuestarias, un castigo que lleva sufriendo desde 2011. En los últimos cinco años, los fondos para carreteras e infraestructuras descendieron un 30%. Por aquel entonces contaba con un presupuesto boyante de 121 millones de euros, muy lejos de los 76 con los que acabó contando el dirigente regionalista José María Mazón el año pasado o los 93 millones de este curso. De momento, este nuevo recorte le obliga a renunciar a 4,9 millones de euros que incidirán, sobre todo, en el calendario del Plan de Carreteras. El 10% del dinero previsto para todo el año.

Desde la Consejería aseguran que ninguna obra o proyecto ya en marcha, tanto sobre el terreno como en los despachos, se verá afectado. Pero sí habrá retrasos en el calendario de otros trabajos que estaba previsto arrancar en los próximos meses, sin concretar cuáles serán. En el departamento de Mazón se consuelan con que la temperatura anormalmente buena durante el invierno les ha permitido ahorrar un dinero en la conservación de carreteras del que ahora pueden prescindir.

En lo más alto de la lista de damnificados se encuentra el Servicio Cántabro de Empleo. Los recortes han trastocado el calendario de ayudas que reciben los ayuntamientos para contratar desempleados. La Consejería de Economía decidió que este fondo se dividiera en dos años. Los municipios recibirían 25 millones este curso y 5 millones el que viene. Pero los ajustes obligarán a reducir la cantidad para el actual ejercicio en cinco millones y traspasarlos a 2018. Es decir, 20 millones ahora y 10 después. Este movimiento de fondos no está considerado un recorte por Economía, aunque en la realidad los ayuntamientos tendrán menos dinero este año para contratar parados.

El Besaya

La consejería de Industria, Turismo y Comercio también tendrá que rascarse el bolsillo para desprenderse de 3,1 millones de los 76,2 con los que cuenta para este curso. El departamento de Francisco Martín ha decidido reducir un 80% la partida para el fomento de energías renovables y un 3% los incentivos a la innovación.

Uno de los planes que más sufrió el año pasado los recortes fue el de la recuperación industrial de la comarca del Besaya. Los fondos para Torrelavega y alrededores se redujo de 2,8 a 0,9 millones. Este ejercicio hay mucho más dinero para este proyecto y, de momento, los ajustes han sido pocos. Los 14,7 millones que se inyectarán allí sólo se han reducido un 3% en este primer asalto del Ministerio de Hacienda.

La Consejería de Medio Rural, Agricultura y Pesca costeará la mitad de sus recortes con la práctica eliminación de los fondos para el pago de servicios ambientales del Plan de gestión del lobo. El 97% de los 660.000 euros previstos desaparecerán del Presupuesto del departamento de Jesús Oria, que también hará desaparecer los 20.000 euros que iba a invertir en el matadero de Cillorigo de Liébana.

Medio Ambiente

Uno de los recortes más fuertes en las consejerías socialistas lo sufrirá la propia vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, que reducirá en dos millones el dinero para Sodercán y restará 368.000 euros a obras medioambientales y casi la mitad de lo previsto (400.000 euros) para infraestructuras viales del departamento de Ordenación del Territorio.

El consejero Ramón Ruiz también meterá la tijera en infraestructuras de educación (1,1 millones), adelgazará un 44% la partida para evaluaciones educativas, 200.000 euros de ayudas para el deporte escolar, y 150.000 en acciones culturales.

Este esfuerzo compartido por las consejerías recuerda a la fórmula que ya aplicó Economía cuando tuvo que hacer dos ajustes el año pasado. El primero, en febrero, de 18 millones, para pagar la paga extra de 2012 que se debía a los funcionarios. Y el segundo en verano, cuando Hacienda detectó «desviaciones de la estabilidad» y se ordenó la retención de 16,7 millones. No demasiado si se tiene en cuenta que el descuadre final fue de más de 90 millones.

La urgencia por presentar el Plan de Ajuste era inevitable. Cantabria ha sido la última comunidad en hacerlo y, por eso, ha tenido que adelantar 52 millones de euros de su bolsillo –usando también dinero para el pago de proveedores– para hacer frente a los vencimientos de deuda del primer trimestre. Y este mismo mes había otro de 50 millones que colocaban al Gobierno en la cuerda floja.

El dinero de la deuda se suele abonar con las partidas del Fondo de Liquidez que llegan desde el Ministerio, pero este año aún no se ha recibido ni un céntimo. Los 77 millones del primer trimestre están bloqueados en Madrid y también se quedarán allí los 144 del segundo trimestre hasta que se dé el visto bueno al Plan de Ajuste que la Consejería de Economía ya ha enviado a Madrid.

Fuente: DM

Top