Inicio / Recortes de prensa / La turborrotonda de Valdecilla Sur será una realidad en los próximos meses

La turborrotonda de Valdecilla Sur será una realidad en los próximos meses

La siguiente turborrotonda con la que contará Santander ya se encuentra en marcha en los despachos. El proyecto está totalmente diseñado y el Ayuntamiento empezará a tramitar la reforma «en cuanto acabe el verano», lo que significa que está al caer la transformación de uno de los puntos más conflictivos para el tráfico de Santander. En la calzada se pintará toda la señalización que obligará a tomar salidas determinadas para carriles concretos y, en las entradas, los conductores deberán estar muy atentos a la cartelería que ilustrará sobre las direcciones a tomar.

Esta glorieta la pisan al año más de cinco millones de vehículos, cuenta con cuatro pasos de cebra y algunas horas al día es especialmente problemática. Estos son los motivos que llevaron al Consistorio a proponer el cambio, que costará unos 30.000 euros. Saldrán de la partida de los presupuestos participativos (las obras solicitadas por los vecinos de la ciudad).

La modificación a ejecutar parte de una propuesta del Grupo de Investigación de Sistemas de Transporte de la Universidad de Cantabria, que ha trabajado teniendo en cuenta las aportaciones de la Policía Local sobre algunos extremos. Pedro Nalda, concejal de Seguridad Ciudadana, explica que la glorieta redibujada cumplirá todos los requisitos para ser eficaz. Ahora, «es un punto de entrada y salida de la ciudad, tiene tres carriles, soporta una alta densidad de tráfico y también da acceso a Valdecilla».

La reforma de la rotonda costará 30.000 euros, en su mayor parte, por la cartelería

Nalda subraya que la novedad principal será que tendrá muchas más señales de lo que se acostumbra ver en las rotondas. En total, se van a instalar nueve carteles en cuatro puntos estratégicos antes de acceder a ella en los que se especificarán los sitios adecuados para abordarla: el concepto mismo de turborotonda significa que cada carril tiene un destino. El concejal apuntó que el coste del proyecto se debe, precisamente, a que la señalética tiene que ser «grande y clara».

La más utilizada

  • 78.000: vehículos pisan cada día la rotonda de Valdecilla Sur. Esta cifra es muy superior a los 67.500 que soporta la de la S-20 (Britannia) o a los 50.000 de la del Paseo Pereda.
  • 5.600: vehículos pasan por ella a mediodía, que es su hora punta.

Que había intención de convertir este punto en una rotonda distinta se anunció en 2015, después de la puesta en marcha de la primera que hubo en la ciudad, en la S-20, en la confluencia con la Bajada de San Juan.

A finales de 2016, el Ayuntamiento consideró que podría tenerla lista antes de que concluyera 2017, pero los especialistas de la UC han necesitado tiempo para el análisis de los datos y para abordar las soluciones que contribuirán a hacer más fluido el tráfico y menos peligroso: la rotonda de Valdecilla Sur absorbe 78.000 vehículos diarios y hasta 5.600 en momentos críticos, que se suelen dar al mediodía. De hecho, cualquier santanderino que circule a menudo por la zona, sabe que pasadas las 13.00 horas es fácil que el atasco de bajada por la calle Jerónimo Sainz de la Maza llegue desde la Plaza de Toros hasta la misma rotonda. También son complicadas las primeras horas de cada mañana de día laborable, por el horario de consultas de Valdecilla.

En el Grupo de Investigación de Sistemas de Transporte de la UC consideran que, para todo el tráfico que tolera y para lo compleja que es, porque tiene cinco entradas-salidas, durante todos estos años no ha funcionado ni tan mal, sobre todo después de que se corrigiera el carril de incorporación al aparcamiento subterráneo del complejo hospitalario, una modificación que resolvió los atascos que se generaban en plena rotonda.

Desde La Marga, no se cede

Cuando un experto de este equipo (Borja Alonso) explicó hace unos meses las principales innovaciones, relató que una de las opciones era segregar mediante una línea continua la salida hacia la Plaza de Toros para que los vehículos que accedan desde La Marga no tengan que ceder el paso. Esta será una de las mejoras principales: el conductor que proceda de La Marga o la calle Castilla, tendrá un espacio para girar a la derecha -sin tener que esperar- si su destino es Cuatro Caminos.

El resto de los cambios serán similares a los que se implementaron en su día en la turborrotonda de la S-20 con la Bajada de San Juan: se dibujarán en la calzada una serie de líneas continuas que obligarán a tomar una salida concreta dependiendo del carril por el que se haya entrado.

Fuente: DM

Top