Inicio / Recortes de prensa / Una gran glorieta elevada facilitará la conexión del puerto de Santander con la autovía

Una gran glorieta elevada facilitará la conexión del puerto de Santander con la autovía

El futuro acceso al puerto de Santander desde la A-67 tendrá forma de rotonda elevada. Se hará desde una gran glorieta con un diámetro de grandes dimensiones que facilitará el movimiento del tráfico pesado hacia y desde las instalaciones portuarias por la parte superior al tiempo que, por la parte inferior, por donde transcurre la A-67, se agilizará el resto del tránsito hacia el enlace con la S-10 y avenida de Parayas. Esta obra, que el Ministerio de Fomento espera licitar antes de que acabe el año, no pierde de vista la presencia anexa de la Ciudad el Transportista, por lo que en su proyecto no solo se han tenido en cuenta los accesos e incorporaciones a la glorieta, sino que también se ha dispuesto un sobreancho en la calzada para cubrir las necesidades de los transportes.

Los detalles técnicos -tipología, características de la obra, altura de la glorieta, plazos…- los desvelará el ministro Íñigo de la Serna, y aunque todo el proyecto se va a desarrollar sobre un espacio de apenas quinientos metros, se trata de una obra de gran envergadura que va a necesitar de una inversión de 31 millones.

Las cifras del proyecto

    31 millones es el presupuesto de esta obra que Fomento licitará antes de que acabe este año.6 metros es la altura a la que se levantará la rotonda sobre la actual A-67.

Por ejemplo, para sustentar la glorieta, que contará con un gálibo de en torno a los 6 metros y unos 80 metros de diámetro, será necesario realizar un pilotaje especial dado que se va a realizar sobre un terreno que en su día se ganó al mar. Lo que comporta un tratamiento especial y un trabajo muy puntilloso. En cualquier caso, se trata de una solución práctica y planificada sobre muy poco espacio teniendo en cuenta que se va a acometer en el punto que más densidad circulatoria soporta de toda la red viaria de Cantabria

La forma y características de la rotonda de acceso, además, tendrá algunas peculiaridades por cuanto el propio Ministerio, al anunciar que aprobaba el proyecto, señaló que se ha reservado «el máximo espacio diáfano posible» por debajo para facilitar la circulación de los vehículos pesados. En la nota se apuntaba que se han dispuesto «sobreanchos y despejes para satisfacer las necesidades de paso de vehículos de transportes especiales, incluyendo palas de aerogeneradores de última generación. Asimismo, se ha reordenado la señalización en el entorno de la obra, de manera que se facilite a los conductores la toma de decisiones en condiciones de seguridad y comodidad».

Aumento del presupuesto

Una obra, en suma, que redondea los 31 millones de presupuesto. Nada que ver con los 6 millones en que se calculó la obra cuando en abril de 2010 Fomento, entonces presidido por José Blanco, se comprometió a elaborar un proyecto de ejecución. Fue a raíz de la reunión que el consejero de Industria cántabro, Juan José Sota, tuvo con el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, para hablar de lo que técnicamente se denominaba como ‘acceso express’ hacia las instalaciones portuarias desde la autovía, y lo que supondría de competitividad para el puerto santanderino. Siete años después el proyecto está en puertas de licitarse.

Para la Autoridad Portuaria de Santander este proyecto se incluye en el ámbito «de la accesibilidad inmediata al puerto desde la A-67 y la S-10». Así lo señaló recientemente su presidente, Jaime González, quien recordaba que el diseño actual del acceso obedece a una realidad «concebida hace treinta o cuarenta años, que no tiene nada que ver con lo que hay hoy», en referencia al crecimiento y a los cambios observados en la zona, tanto industriales como residenciales y dotacionales. Cambios, decía González, que obligan a adecuarse al «crecimiento cuantitativo y cualitativo del tráfico rodado».

Porque hay más camiones y «cada vez tienen más presencia los transportes especiales». Y, por añadidura, una vez que esté finalizada la segunda fase de Santander Coated Solutions «el tráfico se va a incrementar notablemente», recuerda González, que cree, además, que el nuevo enlace puede estar finalizado «para cuando la fábrica empiece a necesitar más camiones».

Fuente: DM

Top